Shopping List (0)

¡Gracias! Tus lista de la compra se han movido a la tienda.

Comprar
CENTRO DE CALIFICACIONES
© Getty Images

Un soplo de aire fresco – en interiores

Hogar y vida cotidiana

Mantén tu hogar acogedor y sin contaminantes este invierno

A pesar de la creencia popular de que las mejillas adquieren un color sonrosado cuando respiramos el aire limpio y fresco del invierno, la realidad es que la calidad del aire disminuye durante las estaciones más frías del año. Aunque es cierto que algunas bacterias mueren cuando caen las temperaturas, en las ciudades, el aire gélido queda atrapado por una nube de contaminación que le impide circular y renovarse - el esmog.

Inversión térmica

En algunos países, seguimos quemando demasiado carbón para calefacción doméstica o uso industrial, lo que provoca que el humo de las chimeneas fluya lentamente por encima de los edificios. Preparamos más comidas calientes y aumentamos el uso de secadoras en invierno, lo que origina vapores que son expulsados por los extractores al exterior. Pasamos más tiempo en coche cuando hace demasiado frío para ir en bicicleta, con el consiguiente aumento de las emisiones de los vehículos.

Todos estos factores, entre otros, contribuyen a la inversión térmica* – la generación de una capa concentrada de esmog caliente (mezcla de niebla y humo) que atrapa debajo de él el aire puro y gélido, impidiendo así la entrada de aire nuevo en las áreas urbanas.

Sin embargo, las partículas más dañinas son minúsculas e invisibles para el ojo humano, por lo que entran en nuestros pulmones sin que nos demos cuenta, hasta que experimentamos una reacción alérgica o tenemos dificultades para respirar con normalidad.

Inquilinos no deseados

Incluso en los espacios interiores existen numerosos peligros potenciales. En todos los hogares hay presencia de al menos varios agentes irritantes transportados por el aire. Algunas de las causas que los originan son estas:

  1. La calefacción, al aumentar la temperatura, libera partículas de polvo que estaban atrapadas. Los fuegos abiertos esparcen el humo y la ceniza por las habitaciones.

  2. La tapicería y las moquetas con protección contra manchas, así como los productos de limpieza o cosméticos no biodegradables, e incluso algunos muebles, emiten alérgenos tales como el formaldehído.

  3. Los suelos o encimeras de piedra o granito liberan radón de forma natural en la atmósfera del hogar.

  4. Es posible que las casas antiguas hayan sido construidas con materiales que ahora sabemos que son peligrosos, como el amianto, o que hayan sido decoradas originalmente con pinturas dañinas con contenido de plomo.

  5. Los baños y cocinas pueden albergar moho, incluso detrás de los azulejos.

Mascotas, actividades diarias como cocinar o hábitos como el tabaco no hacen sino aumentar el cóctel tóxico del aire que inhala toda la familia.

Alivio doméstico

Para protegernos del daño potencial a largo plazo que provoca la inhalación de contaminantes, podemos purificar nuestras habitaciones. El Purificador de Aire Atmosphere Sky™ puede aportar un alivio rápido filtrando toxinas tanto visibles como microscópicas de nuestro espacio doméstico o de trabajo. Este vídeo de Sky te permitirá conocer cómo funciona.

*Web solo disponible en inglés

Contenido relacionado

Un ambiente más seguro

Tecnologías para el hogar

Más

Purifica tu hogar

Noticias y eventos

Más

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Las cookies son archivos que se almacenan en su navegador y son usadas por la mayoría de sitios web para personalizar su experiencia de navegación.

Si continúa utilizando nuestro sitio web sin modificar su configuración, asumiremos que acepta nuestras cookies.

Entiendo