Favoritos (0) 0 Favoritos

¡Tu lista de favoritos está vacía!

¡Gracias! Tus lista de la compra se han movido a la tienda.

CENTRO DE CALIFICACIONES
© Getty Images

Cómo prevenir la deshidratación

Hogar y vida cotidiana

Desde unos tentempiés saludables a la filtración con eSpring: ¡así es cómo puedes conseguir siempre tomar la cantidad diaria ideal de agua!

El agua supone unos dos tercios del cuerpo humano. Para asegurar que tenemos bastante agua para nuestras funciones corporales normales, tenemos que beber mucha cada día, en cualquier época del año. Aunque mucha gente asocia la deshidratación con el calor del verano, también es posible deshidratarse cuando afuera hace frío. De hecho, la deshidratación durante el invierno resulta bastante común, ya que no solemos sentir tanta sed y podemos olvidarnos fácilmente de beber suficiente agua.

Al fin y al cabo, tu cuerpo también pierde humedad cuando hace frío, pero puede que no te des cuenta (¡o no te acuerdes!) de que debes beber agua para reponer los fluidos corporales. Además, al llevar más capas de ropa y usar la calefacción, es fácil deshidratarse durante el invierno.

© Getty Images

Beber mucha agua tiene muchos beneficios, y no solo para tus procesos internos, como la digestión o mejorar la inmunidad. El agua también es importante para mantener la piel y la vista sanas, tener unos mejores niveles de energía y de humor, e incluso para ayudarte a controlar tu peso.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos beban como mínimo dos litros de agua diarios para asegurar que nuestro cuerpo se mantenga suficientemente hidratado, y aún más si tenemos un nivel regular de actividad1. Esto no siempre es fácil, así que hemos recopilado algunos consejos para ayudarte a conseguir que bebas la cantidad diaria de agua adecuada. En vez de verlo como una rutina, da algo de sabor (literalmente) a tu agua y haz que sea algo fácil y agradable.

Aumenta la cantidad diaria de agua que tomas

  1. Deja una botella de agua a tu lado.
    Utilizar botellas de agua reutilizables, en vez de desechables, no solo es más respetuoso con el medio ambiente, sino que, además, te acordarás constantemente de ir bebiendo durante el día. Recuerda llevar siempre una botella de agua cuando hagas ejercicio, para beber más y compensar la pérdida de agua adicional al sudar.

  2. Come mucha fruta y verdura. Las frutas y verduras con un gran contenido de agua, como el melón, el pepino y el apio, no solo son alimentos sanos llenos de nutrientes sino que, además, proporcionan una gran cantidad de líquido. Haz un tentempié con estos alimentos en vez de una barrita de chocolate para aumentar el agua que ingieres.

  3. ¡Añade algo de sabor! Haz el agua que bebes más interesante añadiendo limón o frutas del bosque trituradas a la botella o bebiendo agua con gas. Intenta evitar los aditivos con azúcar y opta por ingredientes naturales que no reduzcan los beneficios de tu nuevo hábito de beber más agua.

  4. Prémiate. Fíjate un objetivo diario de cuánta agua quieres beber. Cuando lo alcances, ¡prémiate! Sea un paseo lejos del ordenador o un dulce apetitoso, tu cerebro y tu cuerpo apreciarán la recompensa y mantendrán este comportamiento reforzado de manera positiva.

  5. Filtra el agua. Nada nos desalienta más de mantenernos hidratados que agua turbia o con mal sabor. Al filtrar el agua con el sistema de filtración de agua eSpringTM, proporcionarás a tu cuerpo un agua limpia y de excelente sabor. ¡Efectivamente, eSpring elimina más del 99,99 % de las bacterias y virus dañinos presentes en el agua potable!

1 Organización Mundial de la Salud: Necesidades de agua, factores de influencia e ingestas recomendadas

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Las cookies son archivos que se almacenan en su navegador y son usadas por la mayoría de sitios web para personalizar su experiencia de navegación.

Si continúa utilizando nuestro sitio web sin modificar su configuración, asumiremos que acepta nuestras cookies.

Entiendo