Favoritos (0) 0 Favoritos

¡Tu lista de favoritos está vacía!

¡Gracias! Tus lista de la compra se han movido a la tienda.

CENTRO DE CALIFICACIONES
© iStockphoto

Cómo conseguir que tus hijos coman sano

Nutrición y bienestar

Coloridas, crujientes, sabrosas – el potencial de frutas y verduras es inmenso. Sin embargo, hay niños que solo quieren comer sus platos favoritos y rechazan otros. ¿Qué puedes hacer para asegurarte de que tus hijos comen sano y se divierten al mismo tiempo? Sigue leyendo para averiguarlo…

La niñez es diversión. Es exploración y curiosidad. Es ir descubriendo el mundo progresivamente. Sin embargo, parece que a veces también es desarrollar una aversión repentina y enfervorizada a la calabaza (cuando el día anterior era su vegetal favorito).

Es cierto que a veces los niños actúan de forma extraña con la comida, lo que puede llegar a preocupar incluso a padres que se lo toman con mucha calma. ¿Qué sucede con la nutrición? Si son así en casa, ¿qué no harán en la guardería o en el colegio? La prioridad para los padres es que sus hijos se mantengan sanos y felices – y que coman un poquito de brócoli de vez en cuando.

Pues bien, no te apresures con la fuente de la ensalada porque tenemos buenas noticias – existe un motivo de peso por el que los niños a veces no muestran entusiasmo por la comida sana. Pero lo más importante es que hay formas de ayudarles a cubrir sus necesidades nutricionales y ampliar su gama culinaria sin provocar la habitual guerra por las verduras. ¿Listo?

© iStockphoto

Por qué los niños y las verduras no siempre se llevan bien

¿Te preguntas por qué tu hijo no cree que el brócoli esté buenísimo? No le eches la culpa a él. Échasela a la evolución. O, más bien, dale las gracias a la evolución. La supervivencia de nuestros ancestros dependía de que distinguieran las plantas tóxicas de las no tóxicas. Una de las formas de conseguirlo era a través del gusto. Especialmente, el sabor amargo. Si le dieras un bocado a una planta tóxica, descubrirías que tiene sabor amargo. Lamentablemente, las verduras saludables – como el brócoli que tu hijo rechaza – también tiene un sabor ligeramente amargo. Por eso, cuando tu hijo se niega a abrir la boca, no es porque sea irracional, sino porque su sistema evolutivo de alarma le está diciendo que no es seguro. Por suerte, esta aversión heredada no es permanente.

La forma divertida de engañar a la evolución

Que la evolución complique las cosas no significa que tengas que resignarte a que tu hijo rechace la zanahoria. Más bien todo lo contrario. Existen diversas formas de reprogramar los instintos de tu hijo – ¡y conseguir que se divierta!

Cada experiencia positiva contribuye a eliminar prejuicios heredados, lo que significa que si acumulas asociaciones positivas, puedes contribuir a que tu hijo aprenda a apreciar los alimentos buenos. ¿Te preguntas cómo puedes conseguirlo? Aquí tienes algunas sugerencias:

  1. Cultiva lo que comes – ¿Quieres que los niños se interesen en la comida sana? ¿Qué tal si obtenéis un poco de vitamina D mientras hacéis un poco de jardinería juntos?

  2. Cocinad juntos – Pelar, trocear y preparar la fruta y las verduras es una forma ingeniosa de implicar a tus hijos y conseguir que se diviertan, además de permitirte pasar con ellos tiempo de calidad. Aunque no quieran comerse los alimentos que han ayudado a preparar, es más probable que quieran probarlos.

  3. Despierta su curiosidad – Las verduras varían mucho dependiendo de cómo se cocinen, lo que te permite hacer cambios e involucrar a tus hijos en la exploración. Reta a tus hijos a que comparen el brócoli al vapor con el brócoli al horno. Pregúntales qué color, qué textura y qué sabor tienen. ¿En qué se diferencian? ¿Cuál les gusta más?

  4. Sé fuente de inspiración para ellos – Tú eres su principal modelo a imitar. Haz que tus hijos te vean disfrutar de la fruta y la verdura , además de los lácteos, el pescado, el pollo o la carne – sin presionarles ni centrarte en esos alimentos. Al ver tu entusiasmo, tendrán curiosidad y querrán probar ellos también.

  5. Plantéalo de forma lúdica – ¿A que el brócoli parece un árbol? ¿No crees que la zanahoria troceada es perfecta para ponerle ojos a una cara? ¿La sandía sabe mejor en forma de estrellas? ¿Qué historia puede contar un plato? Aunque tus hijos no se lo coman todo, crearán una asociación positiva y divertida con la comida sana – y ese es el primer paso para conseguir tu objetivo.

Hagas lo que hagas, asegúrate de que no los presionas. Reprogramar la evolución requiere tiempo. Conseguir que un niño pruebe un sabor nuevo – y no hablemos ya de que le guste – puede requerir varios intentos. Por eso debes animar a tus hijos a probar la fruta y la verdura sin hacer un drama si la rechazan. Explícales que sus papilas gustativas crecen constantemente. Si no les gusta una verdura ahora, puede que les guste la próxima vez. Sus receptores del sabor seguirán desarrollándose, hasta el punto de que, cuando cumplan 20 años, habrán perdido aproximadamente la mitad de ellos y serán menos sensibles a los sabores amargos.

Qué hacer mientras tanto

Es verdad que es muy fácil hablar de paciencia cuando no tienes la preocupación de la nutrición de tu hijo. Por suerte, también disponemos de apoyo para eso. Concretamente, los complementos alimenticios Kids NutriliteTM. Puesto que existe la posibilidad de que tus hijos tengan alguna que otra carencia nutricional, utilizar complementos con fórmulas especiales es una forma estupenda de favorecer su nutrición – y de quedarte más tranquilo.

Kids Nutrilite ofrece una amplia gama de complementos alimenticios deliciosos que puedes añadir a la dieta equilibrada de tus hijos. Entre ellos se encuentran el Multivitaminas Masticable NutriliteTM, que favorece el crecimiento básico1, el Calcio y Magnesio Masticable NutriliteTM, que proporciona apoyo a los huesos2, y Kids Omega-3 NutriliteTM, que complementa la dieta. ¡Esta variedad de complementos Nutrilite es magnífica para ayudar a que sus cuerpos crezcan sanos!

Si buscas un poco más de inspiración, permanece atento a la nueva campaña «Building Block» de Kids Nutrilite, que va a proporcionarte formas divertidas, creativas y educativas de integrar la nutrición en el día a día de tus hijos.

1 Contiene calcio y vitamina D, necesarios para el crecimiento y desarrollo normales de los huesos de los niños.
2 El calcio es necesario para el desarrollo normal de los huesos de los niños.
3 La vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Contenido relacionado

¡Te presentamos a Mighty Flex!

Nutrición y bienestar

Más

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Las cookies son archivos que se almacenan en su navegador y son usadas por la mayoría de sitios web para personalizar su experiencia de navegación.

Si continúa utilizando nuestro sitio web sin modificar su configuración, asumiremos que acepta nuestras cookies.

Entiendo