Carro de la compra (0) 0 Carro de la compra

¡Parece que tu carro está vacío!

¡Gracias! Tus lista de la compra se han movido a la tienda.

Comprar
CENTRO DE CALIFICACIONES

5 formas de ayudar a tu sistema inmunológico

Estilo de vida activo

Haz que tu sistema inmunológico funcione mejor con cambios sencillos en tu estilo de vida.

Entre el lavado de manos, el distanciamiento social y la limpieza de superficies para eliminar gérmenes, es probable que hayas recibido información de sobra sobre cómo protegerte por fuera para mantenerte sano. Pero, ¿qué sucede con el interior del cuerpo? El sistema inmunológico es el héroe olvidado de tu cuerpo. Sigue leyendo para conocer cinco formas sencillas de ayudar a tu sistema inmunológico.

1. Repón tu vitamina del sol

La vitamina D, también conocida como la vitamina del sol, no solo ayuda a tener huesos fuertes y un corazón sano, sino que también ayuda a nuestro sistema inmunológico. Una de las formas más habituales de obtenerla es, como indica su sobrenombre, tomando el sol. Aunque la mayoría estamos confinados en casa, podemos salir o tomar un poco el sol por la ventana (no olvides ponerte protección solar aunque estés detrás de un cristal). También hay fuentes dietéticas para obtener vitamina D, como comer salmón, sardinas, champiñones, carnes rojas, productos lácteos y yemas de huevo.

2. Mueve el cuerpo

El ejercicio ayuda al cuerpo a eliminar toxinas. Por eso la Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos de entre 16 y 64 años realicen 300 minutos de ejercicio aeróbico moderado o 150 minutos de ejercicio aeróbico intenso a la semana. Hay muchos ejercicios que puedes hacer en casa para cumplir el objetivo de 300 minutos, con independencia del espacio de que dispongas. Además, puedes hacer que el objetivo te resulte alcanzable dividiéndolo en 45 minutos al día, o una hora si solo vas a hacer ejercicio cinco veces a la semana. Recuerda que variar el ejercicio es fundamental para mantener la motivación, por lo que te sugerimos que mezcles yoga, entrenamiento de intervalos de alta intensidad (conocido por sus siglas en inglés, HIIT), marcha rápida o incluso un poco de jardinería.

3. Cómete el arco iris

Estando en casa, es fácil acabar comiendo fuera de hora, y la mayoría de las veces comemos cualquier cosa que no sea fruta o verdura. Esto puede originar carencias en nuestra dieta. Para mantener el mayor equilibrio posible, asegúrate de que comes toda la fruta y la verdura que puedas.

© Shutterstock
  1. La vitamina C es extremadamente valiosa para potenciar tu sistema inmunológico; este antioxidante tan útil está presente en el brócoli, la col rizada, los pimientos morrones y los cítricos, incluido el kiwi.

  2. La vitamina E es otro antioxidante beneficioso para mantener una buena salud global, de manera que asegúrate de que añades a tu plato espinacas, aguacate, aceite de oliva y almendras.

  3. El Omega-3 contribuye al funcionamiento normal de las células del sistema inmunológico. Come salmón, caballa, sardinas y semillas de lino para reponer tus niveles de este ácido graso esencial.

4. Descansa el cuerpo y la mente

Lo que sucede en la mente puede afectar al cuerpo. El estrés puede debilitar nuestro sistema inmunológico, por lo que es muy importante encontrar formas de controlarlo. No puedes ignorar las noticias, pero puedes gestionar tu respuesta a ellas; intenta limitar el tiempo que pasas viendo noticias a una vez por la mañana y otra por la noche. También es importante encontrarnos a nosotros mismos de vez en cuando y no dejar que el día pase a toda prisa, por eso te sugerimos que encuentres tiempo durante el día para un poco de contemplación silenciosa. Disfruta de una taza de té en la terraza o el jardín, escucha tu música favorita o utiliza una aplicación de meditación para pasar 10 minutos en estado zen. Si tienes que pasar muchas horas frente al ordenador, aléjate de la pantalla cada hora para estirar el cuerpo y termina la jornada con un ritual de relajación, incluido un poco de yoga suave antes de irte a la cama.

© Getty Images

5. Duerme bien

Dormir bien es esencial para la reparación celular, por lo que no dormir lo suficiente puede debilitar las defensas del organismo. Los estudios científicos indican que dormimos de forma natural en ciclos de 90 minutos y que nos sentimos más descansados y llenos de energía cuando despertamos al final de este ciclo y no a mitad de él. Hay gran cantidad de aplicaciones que determinan tu hora idónea para irte a la cama en función de la hora a la que tienes que despertarte por la mañana. Si tienes dificultades para conciliar el sueño y mantenerlo, prueba un antifaz de seda en el caso de que la habitación no está totalmente a oscuras (la seda también contribuye a evitar que aparezcan líneas finas) ¡y ponte tapones cómodos en los oídos si tu pareja ronca!

Contenido relacionado

7 ways to stick to your exercise routine

Estilo de vida activo

Más

Prepara tu propio día de spa en casa

ARTISTRY

Más

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Las cookies son archivos que se almacenan en su navegador y son usadas por la mayoría de sitios web para personalizar su experiencia de navegación.

Si continúa utilizando nuestro sitio web sin modificar su configuración, asumiremos que acepta nuestras cookies.

Entiendo