CENTRO DE CALIFICACIONES

¡No hace falta que tengas mano para las plantas!

Vitaminas y complementos

Las hierbas aromáticas que se compran en las tiendas no suelen durar lo suficiente para llegar a la sartén: ¿por qué no empezar tu propio jardín de hierbas interior?

Las hierbas frescas añaden sabor y aromas naturales a los platos y proporcionan excelentes beneficios, entre otros la posibilidad de reducir el consumo de sal (añadiendo sazonadores naturales a las comidas), sumar vitaminas esenciales a la dieta, y actuar como potentes antioxidantes y antiinflamatorios.

No requieren mucho espacio ni tener mano para las plantas. Puedes encontrar plantones de hierbas y tierra para macetas en tu vivero local. Hierbas como albahaca, orégano, tomillo, romero y menta añadirán un poco de sazón a cualquier plato que prepares.

Plantación y crecimiento

Coloca tu jardín de hierbas en un lugar cercano a la cocina donde reciban al menos seis horas de luz solar directa al día. Elige macetas con suficiente espacio para permitir que las raíces se expandan y con suficientes orificios de drenaje. Llena las macetas de tierra hasta una altura de tres cuartos —sin apelmazarla— y humedécela pero no la empapes.

Extrae los plantones de los envases y , con cuidado de no dañar las raíces, desapelmaza ligeramente la tierra de la base de las raíces. Coloca la planta en la maceta y añade más tierra hasta cubrir las raíces. Presiona la tierra ligeramente y vuelve a regarla, con cuidado de no empapar las plantas en exceso. Regar demasiado es una de las principales razones por las que no sobreviven las plantas de hierbas aromáticas.

Recolección y cuidados

Podrás empezar a cortar las hierbas entre cuatro y seis semanas después de plantarlas. Corta todo lo que necesites, pero no más de un tercio de la planta de cada vez. Para que la planta no comience a florecer, asegúrate de cortar hojas con la frecuencia adecuada; si no lo haces, la planta concentrará su energía en florecer y producirá menos hojas (que son las que queremos para nuestros platos).

Si las plantas comienzan a florecer, arranca los brotes y corta un tercio los tallos. Las hierbas crecen mejor cuando se podan con regularidad, de modo que recórtalas todo lo que sea necesario y, si no vas a usar las hierbas en el momento, consérvalas. Puedes picarlas en una bandeja cubitera y después cubrir con agua y congelar, secarlas atándolas y colgándolas boca abajo durante unos días, o elaborar mantequillas condimentadas.

Mientras esperas

¿Quieres aumentar tu ingesta diaria de hierbas aromáticas mientras esperas que crezca tu jardín? Prepárate una agradable taza del Té de Hierbas bodykeyTM. Condimentado con citronela, té verde y ortiga, es bajo en calorías y está delicioso.

Contenido relacionado

Cocina sin complicaciones

Tecnologías para el hogar

Más

Refuerza tu sistema inmunológico

Vitaminas y complementos

Más

Los mejores alimentos de la temporada

Tecnologías para el hogar

Más

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Las cookies son archivos que se almacenan en su navegador y son usadas por la mayoría de sitios web para personalizar su experiencia de navegación.

Si continúa utilizando nuestro sitio web sin modificar su configuración, asumiremos que acepta nuestras cookies.

Entiendo